diumenge, d’octubre 29, 2006

MAMÁ, QUIERO SER CHICO PARA SER GAY

Hace no mucho, una travesti catalana me recomendó entusiasmada una película llamada "Connie and Carla". Así que ayer, aprovechando las ventajas de mi lugar de trabajo, me la llevé para casa para amenizar lo que se preveía como una noche de sábado especialmente muerta. Al contrario que para mucha gente, para mí los sábados son de los días más anodinos de la semana. Entre el trabajo de fin de semana y mi aversión hacia las aglomeraciones y mala educación generalizada que uno se suele encontrar, prefiero una cena tranquila (criticar por criticar), una sesión golfa o la tele (aunque "Dolce Vita" da muy poco de sí últimamente). Me voy del tema. Ayer vi "Connie and Carla", una película ideada por Nia Vardalos (la chica de "Mi gran boda griega", que en ésta es protagonista, guionista y productora). Me animó la noche. No es una maravilla; de hecho, tiene momentos bastante prescindibles (sobretodo los intenta abordar de forma seria el choque entre el "mundo hetero", encarnado en David Duchovny, y el "mundo travesti"; no acabo de entender ese abismo tan grande que se plantea entre ambos mundos; si estuviera ambientada en Santa Eulàlia de Riuprimer, aún, pero pasa en Los Angeles). El argumento es sencillo: dos chicas (Nia Vardalos y Toni Colette) de la América profunda intentan desde niñas triunfar en el mundo del espectáculo-cabaret, pero tan sólo consiguen hacer pequeños shows en la cafetería del aeropuerto del condado. Por esas curiosas vueltas que da la vida (presencian un asesinato), se ven obligadas a huir a Los Angeles, donde se ocultan haciéndose pasar por travestis cabareteras y consiguen un gran éxito entre la comunidad gay local. Obviamente, tendrán que acabar "saliendo del armario" desvelando que en realidad son mujeres. Tal planteamiento podría dar mucho juego, y aunque tiene momentos hilarantes y destornillantes, las dosis de petardeo están algo contenidas, supongo que en favor de la comercialidad (es mejor Priscilla, vaya). Aún así, los gags buenos, muy de drama-queen a medio maquillar y en apuros, justifican toda la película. Lo mejor: Toni Colette. Vardalos es la cerebro del film, pero Colette es la imagen y el picante. A la foto me remito (la de la izquierda): es una drag de los pies a la cabeza, su físico es un poco la versión americana de Rossi de Palma. No conocía yo las tablas como mariliendre de Toni Colette.
He introducido el término mariliendre: mejor me explico, pues muchas veces la gente me mira con cara rara cuando lo digo (otras, en cambio, me dicen la traducción del término al catalán, que ahora mismo ya he olvidado, por suerte mía). De hecho, mejor cito a mi querida Elvira Lindo, que así lo describía en un artículo del 2003 (a veces, me da por conservar cosas interesantes): "(...) Suelen estar rodeadas de gays que las adoran pero que no las satisfacen sexualmente. Ésa es la razón por la cual a las mariliendres se les agría el carácter y se vuelven sarcásticas, y entonces el mundo gay las quiere todavía más y más, y eso hace que jamás se relacionen con hombres heterosexuales. (...) Una maricona con la regla puede ser hasta peligrosa. Si encontráis a una en ese estado, no la perturbéis, dejadla sola." Mariliendres nacionales: Alaska, la Terremoto, Loles León, Mariola Fuentes... Mariliendres internacionales: Liza Minelli, Liz Taylor, Cher, Barbra Streisand... Como muy bien dice Lindo, algunas son tan mariconas que hasta se casan con gays (como Minelli), a otras todos los hijos les salen gays (Cher o Barbra Streisand). Entre una mariliendre y una buena travesti, en realidad, no hay mucha diferencia (excepto en lo que no se ve): es una travesti que nació mujer. Están rodeadas de gays, tienen un carácter excesivo y exagerado, son contrarias a la sencillez y al naturalismo ("nada es más falso que el naturalismo") y les encanta vestirse de gala. "Una maricona nace, no se hace", apunta Lindo. Otra frase célebre de una de ellas: "Mamá, quiero ser chico para ser gay".
Bueno, un simple comentario sobre una peli ha acabado casi en una diserción sobre la cultura gay. Y hablando de cultura gay, una de los momentos más divertidos del film es cuando a Connie se le ocurre preguntar en un bar repleto de gays y travestis: "¿Quién de aquí ha visto Yentl?". Imaginen la respuesta. Hasta las cucarachas alzan el brazo.

Etiquetes de comentaris:

3 Comments:

Blogger Jules said...

Molt graciós això de las mariliendres. Potser s'hauria d'aprofundir en el tema. Però... què creus que les empenya a ser així? Això les fa especials?

dl. d’oct. 30, 04:33:00 p. m. CET  
Blogger JARVIS said...

Com diu la frase, res no les empenya, neixen així.. En realitat, el més admirable és la capacitat de riure's d'elles mateixes, mai es prenen massa seriosament i solen abordar els mals tràngols de la vida amb sarcasme i auto-paròdia. No és pas fàcil, cal ser molt auto-conscient i desacomplexada. Ui, que seriós m'he posat.. En molts aspectes, un model de vida.

dl. d’oct. 30, 10:04:00 p. m. CET  
Blogger Jules said...

Home, potser en fas un gra massa dient això.

dt. d’oct. 31, 12:01:00 a. m. CET  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home