dissabte, de setembre 09, 2006

LA MARICONEZ ES MUY MALA

Tengo que agradecer a Xavi (la Bananarama rubia) y a mi "ex" Bubblegum (nombre falso) el haber convertido lo que podía haber sido una noche algo decepcionante en una gran noche toledana en pleno martes. Me refiero al concierto de los Pet Shop Boys en Barcelona el pasado día 5, al cual acudimos con muy buenas referencias sobre el show, emocionados por ver a uno de los grandes y encantados con su último álbum, "Fundamental". Y, sí, el show era muy chulo, pop art 100%, la escenografía, los bailarines, el sonido era muy bueno y la voz de Tennant en directo es tan curiosa y bonita como en estudio. Pero, a pesar de todo, había algo que no acababa de cuajar: parecía que estaban todos los elementos, pero nos resultaba algo frío, y no sería por falta de predisposición.. A medida que avanzaba, nos dimos cuenta que el elemento que fallaba era, precisamente, Tennant (por no hablar ya de Lowe); yo no acababa de entender cómo en un grupo tan festivo y bailable, el cantante se comportaba de forma tan sumamente estática, parecía que le pesaran los pies y transmitía cierta desidia. Aún así, el show se fue animando, gracias especialmente a los bailarines y su momento en plan Coyote Dax bailando country con flamantes trajes dorados y a la negra (híbrido entre Monica Green y Andy Lamoore) con una pedazo de voz y unos trajes totalmente excesivos. Y a las cervezas... Lo mejor de todo fue el descubrimiento de un espacio tan genial como el recién inaugurado Espacio Movistar, en el Fòrum, una especie de carpa gigante con muy buena luz, buena acústica, muy limpio, con varias barras... un sitio muy agradable ideal para conciertos medios (el espacio ideal para Fangoria, a ver si desde esta cátedra alguien se hace eco de la propuesta). Entre el lugar tan acogedor y el alcohol, la cosa se fue animando y desatando. El concierto acabó a las 11, justo una hora y media, y decidimos quedarnos en el bar con luces de neón y cómodos sofás a beber. En estas situaciones etílicas nos acabamos encontrando con insólitos personajes y acabamos haciéndonos amigos de la primera colgada que pasa. Suerte que las imágenes que proyectaban de Freddie Mercury en las pantallas del bar ayudaban a controlar nuestra líbido, aunque no nuestra vergüenza. Para variar, acabamos (bueno, acabé) mendigando dinero a un chico que quería ligar con Bubblegum, algo torpemente, todo hay que decirlo (pues una de las frases que pillamos al vuelo fue algo así como "Espero que el teléfono que me has dado sea el verdadero"). Como el chico en cuestión era algo pesado, nosotras (las Bananarama) decidimos hacernos amigas del acompañante del plasta, que, pobrecillo, se había quedado relegado a un sofá mientras el otro desplegaba sus artes amatorias. Era mucho más mono y más simpático, aunque no acabábamos de entender el vínculo entre ambos, pues eran la noche y el día. Nuestro nuevo amigo (Óscar) estaba intentando ligar, muy discretamente (tanto que ni nos enteramos), con una camarera rubia, pero ante nuestro interés se abrió a nosotros y nos dedicó toda su atención; como somos poco cotillas, le preguntamos hasta por su sueldo, más que nada porque el joven chico (tan sólo tenía 19 años) nos dijo que era piloto de trial, y Xavi se interesó por si ganaban mucho dinero y si era famosete en el mundillo. Nos cerraron el bar, debía ser la 1 o así; ya en la calle, en una de estas largas despedidas, la conversación/interrogatorio continuó: parecía que ellos iban a continuar la fiesta por ahí, ante lo cual nos extrañamos pues parecía que sus objetivos y estrategias eran totalmente contrarios.. Total, que acabamos filosofando con Óscar sobre la homosexualidad, y una de las pocas frases que recuerdo fue una de Xavi: "La mariconez es muy mala, no te metas". Cuando ya recuperamos a Bubblegum, nos fuimos a hacer la última en el encantador Ambar de Casanova, y ya luego retiramos, que para un martes ya era suficiente (al día siguiente, Xavi trabajaba, Bubblegum tenía un examen al que no se presentó, y yo tenía que hacer un trabajo que no hice). Pero el cúmulo de absurdas y divertidas situaciones que vivimos (de las cuales no recuerdo muchas, empiezo a tener lagunas) se lo valía; y hasta el próximo evento, que será este domingo, víspera de la Diada, con las Bananarama de verdad, la gran Prohibida y la Terremó.
Hasta pronto. La Bananarama morena.

Etiquetes de comentaris:

3 Comments:

Blogger Jules said...

Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.

ds. de set. 09, 04:54:00 p. m. CEST  
Blogger Jules said...

Com és al final PSB o "la mariconez es muy mala"? (gran frase efectivament). Está molt bé, una crònica molt descriptiva i detallada de la nit. T'has descuidat lo de... com era? Oscar Osó?

ds. de set. 09, 04:57:00 p. m. CEST  
Blogger JARVIS said...

El títol definitiu es La Mariconez es muy mala. Lo de l'Oscar Ussó ho anava a posar, però m'ha fet cosa posar el nom real, no sigui que el tio ho trobi pel google buscant-se a si mateix, o si la gent aficionada al trial el busca i és conegut, i li surt aquest relat... i se'n recordi de nosaltres...

ds. de set. 09, 05:02:00 p. m. CEST  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home