divendres, de novembre 24, 2006

UN AÑO CONFESÁNDONOS

El pasado 15 de noviembre se cumplió un año de la publicación de "Confessions on a dancefloor". Es el momento oportuno, pues, para echar la vista atrás y hacer un repaso a la travesía de EL DISCO a lo largo de un curso francamente desértico a nivel musical, que ha tenido una protagonista indiscutible: Madonna. (Afortunadamente, el nuevo curso, desde septiembre, ha empezado bien fuerte y variado).
La primera vez que oí hablar del proyecto "Confessions" fue durante la resaca postvacacional del verano 2005, cuando en el bar de las maricas de Gràcia Spooky me anunció: "Nena, que he leído que Madonna va a sacar un disco de baile basado en las canciones de Abba". Con el tiempo llegó el primer single, el archiconocido "Hung up" (que oí por vez primera en mi coche una tarde de octubre regresando de la Facultad junto a David), luego fue el videoclip (que vi desayunando en la cafetería de la FNAC junto a Spooky y pensé: "qué guapa está Madonna"), y ya posteriormente vino la correspondiente promo y, finalmente, el álbum.
Recuerdo que al escucharlo entero por primera vez me emocioné en distintos momentos (por ejemplo, en el cambio de "Forbidden Love" a "Jump") y, preso de la fascinación, me puse a mandar sms a las amigas con frases tipo "Ahora sí que ha empezado el siglo XXI". Ha pasado un año y sigo manteniendo que es un disco que roza la perfección (sobretodo del track 1 al 9): concepto pop redondo, portada ideal, sonidos futuristas y retro, samples elegantemente escogidos, voces y coros perfectamente producidos... Madonna y Stuart Price consiguieron una compenetración cósmica que dio lugar a la enésima reinvención de la artista, la cual despertó de nuevo respeto y polémica por igual (en su día, las discusiones entre Spooky y yo, en un bando, contra Titania, en el otro, fueron antológicas).
El "Confessions" ha parido cuatro singles, aunque tiene canciones que por aquello de que la industria no está para bollos se han quedado con la condición de singles potenciales (me refiero concretamente a tres: "I love New York", "Let it will be" y "How high"). "Hung up" resultó ser un hit merecidísimo y explosivo, pues consiguió algo muy difícil hoy en día, lo más ambiciado por cualquier artista: ser popular. Llegamos a escucharlo en los sitios más inesperados. Por ejemplo, en una fiesta de fin de año de música "techno-progressive" o como prólogo a un concierto de Chico y Chica versionado por una especie de maruja con aires de travesti (me refiero, obviously, a La Terremoto de Alcorcón). Hasta Belén Esteban se atrevió con su propia versión en el programa de AR.
Más adelante, se publicaron "Sorry", "Get Together" y, hace tres semanas, "Jump". Hay que destacar la generosidad de Madonna al atreverse con "Get together" como tercer single, un claro regalo a sus fans a pesar de saberse un suicidio comercial. De hecho, el tema ha sido ignorado por todas las radios y listas, sobretodo nacionales.
Como se anunció en enero, al disco le seguiría una macrogira, el "Confessions Tour", que viajó desde L.A. a Tokyo desde junio a septiembre. Tratar este tema aún resulta algo doloroso, pues es nuestra pequeña espina en todo este recorrido. Nos creamos unas expectativas alimentadas de noticias alentadoras de que el tour pasaría por BCN y Madrid que al final quedaron en amarga frustración. Ahora se nos está repitiendo la historia con el concierto fantasma de Fangoria en Barcelona. Allá por la primavera, recibíamos informaciones contradictorias de todo tipo (oficiales, oficiosas o falsas directamente) que nos tuvieron más de un mes en vilo; mientras, veíamos como se iban ampliando fechas en Londres e iban disminuyendo los huecos en el calendario para un posible concierto en la Península. Llegamos a leer que el alcalde de Zaragoza, el sr. Belloch, iba a contratar a Madonna para que actuase en las fiestas mayores de la ciudad. Desde aquí lo digo: las maricas deberíamos estar vetadas en los foros de divas; no hay quien nos gane en imaginación y manipulación cuando deseamos algo.
Que Madonna crea moda no es ninguna novedad (¿Hace falta recordar toda la moda country que generó el "Music"?) . Sin embargo, hace un par de años, cuando los diseñadores creaban la estñetica del verano del 2006 no tuvieron en cuenta que Madonna iba a sacar nuevo disco. La influencia de la Ciccone la hemos corroborado principalmente en los peinados, en el color morado y en las chaquetillas ajustadas (tres elementos del vídeo de "Hung up"). De hecho, este post se ha empezado a gestar a raíz de ver hoy a una de las gemelas de Arucitys peinada con el flequillo hacia un lado como si una ráfaga de viento se lo apartara. Y ya luego lo he tenido claro al ver a la pija de "Yo soy Bea" (serie a la que me estoy enganchando) también con el look en cuestión.
Un año después se va cerrando el ciclo Confessions, que ha tenido como colofón final el robo de un niño negro de Malawi en calidad de adoptado por parte de la diva. Y con las noticias de que se empieza a gestar un nuevo disco en la misma línea conceptual y repitiendo el tándem con Price. Así que, amigas, no se preocupen en pensar cómo van a peinarse el año que viene, que Madonna ya lo está haciendo por todas vosotras.

Etiquetes de comentaris:

5 Comments:

Anonymous yop otra vez said...

Llameme clasico, pero deberias escuchar el Beatles Love, no es mas de lo mismo, no es otro recopilatorio, es el ultimo disco de los Beatles PRODUCIDO (no es una mera compilacion) por George Martin, y no ultimo por ser el mas reciente, ultimo porque no habran mas. La lastima del disco es que solo lo pueden disfrutar en su completa dimension y magnitud los fans de los Beatles que como yo podemos distinguir la variacion de una nota entre una version y otra.
Por cierto la Terremoto va a presentar un programa con la moza esa rubia de cine... como se llama... Cayetana? que nos queda por ver dios mio... un dia de estos te vemos presentando algo con la Mairena.

dv. de nov. 24, 11:08:00 a. m. CET  
Blogger JARVIS said...

Sí, te llamo clásico. De todas formas, le echaré un vistazo al Love, a ver qué tal. Ayer precisamente mantuve una conversación bastante interesante sobre eso de anclarse al pasado... No es que no esté a favor de descubrir cosas del pasado (hago historia), pero creo que nos tiene que servir para ver el presente, no para nostalgia.
Por otro lado, estoy totalmente a favor de co-presentar lo que sea con Carmen de Mairena, aunque la tendrán que sacar de la cárcel para ello.
En diciembre voy a repartir flyers en una fiesta de la Terremoto el día internacional del SIDA en la Paloma...

ds. de nov. 25, 07:30:00 p. m. CET  
Anonymous Spooky said...

Estoy totalmente de acuerdo (como no podía ser de otro modo) con este análisis tan gratificante que Jarvis ha hecho del COADF, y suscribo los momentos de emoción que pasamos antes de que se publicara el disco y esa primera impresión cuando, por fin, lo tuvimos en nuestro poder. Tan sólo me gustaría incidir en que para mí "Get Together" ha sido el Pharmaton Complex que a lo largo de este año me ha ayudado en los momentos más difíciles (y aún lo sigue haciendo...). ¿Es posible hacer una canción más hermosa?

dg. de nov. 26, 01:35:00 a. m. CET  
Anonymous Spooky said...

Por cierto: seguro que Madonna, aún sabiendo (que lo sabe todo) del "suicidio comercial" de "Get Together" como single, lo publicó para todos los que hemos entendido que ese maravilloso tema estaba escrito para nosotros. Lo siento, pero en este caso no puedo evitar ser un sentimental...

dg. de nov. 26, 01:43:00 a. m. CET  
Anonymous Anònim said...

te escribis la vida y no te comenta nadie! que mala onda la people. ya va a pasar :D

dg. de set. 28, 06:22:00 p. m. CEST  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home