dijous, de gener 25, 2007

AKON - KONVICTED

"Konvicted" es el primer disco de hip hop que he escuchado entero en toda mi vida. Ampliando horizontes. Así que, desde mi más modesta ignorancia aunque absoluta sinceridad, le voy a dedicar unas líneas. Akon es un rapero de 25 años de New Jersey, nacido en Missouri y criado en Senegal hasta los 7 años. Negro, musulmán, polígamo (3 mujeres), callejero y ex-convicto (ha estado en prisión un total de 5 años por cargos de drogas y robo a gran escala). Actualmente, es uno de los cantantes y productores más populares y solicitados en USA para cualquier colaboración (por ejemplo, con Gwen Stefani en la canción "The sweet escape"). La leyenda cuenta que su primer disco, "Trouble" (2004), lo escribió en su celda en la cárcel. "Trouble" incluía el single "Lonely", que le hizo famoso a nivel mundial. Como buen americano con buen ojo para el negocio, Akon ha explotado hasta la saciedad su experiencia carcelaria, creando un sello musial propio llamado Konvict Muzik, titulando su segundo disco "Konvicted" (noviembre 2006) y con constantes alusiones en todas sus letras.
"Konvicted" no es un disco estrictamente de hip hop o de rap, pues Akon canta, no sólo rapea, y tiene influencias notables del rock, del reaggae... Lo que me gusta especialmente de Akon es su voz, de una gudez que imprime ciertas dosis de tristeza en su forma de cantar, y su habilidad para hacer temas que rozan la agonía, la desesperación. El primer single, "Smack that", junto a Eminem, es una canción con bastante ritmo para un buen "flow" (técnica de rapeo que se podría traducir por fluir), pero a la vez desprende un considerabe melancólico. Igualmente sucede con el segundo single, "I wanna love you", junto a Snoop Dogg, a pesar de contener en el estribillo frases como "I wanna fuck you"... Sin embargo, los niveles de claustrofobia alcanzan cotas destacadas en canciones como "Never took the time" (con toques de balada rock al más puro estilo Jackson, una de mis favoritas del disco), "Tired of running" o "The Rain". La producción es simplemente correcta, más bien austera, realmente su gracia está en la interpretación y en la composición. Se pasa un poco repitiendo "konvicted, konvicted" al principio de casi cada canción, pero, al fin y al cabo, como concepto, la cárcel como metáfora del mundo o de uno mismo está muy bien conseguida, creando una perfecta armonía entre lirismo y música. Un disco, pues, reposado, sutilmente triste, por momentos hasta agonizante: precioso. Un buen descubrimiento.

Etiquetes de comentaris:

2 Comments:

Blogger Jules said...

Doncs segurament t'interessa la pel·lícula documental Rize (2005) de David LaChapelle. Bé, segurament t'interessa tot de David LaChapelle, però ho deia perquè aquesta peli és de negres, raperos i tal.

dg. de gen. 28, 04:12:00 p. m. CET  
Blogger Gollus said...

Hola!

Te enlazo como crítica referente al disco de Akon, en una entrada que he puesto sobre él en mi Blog.

Saludos.
Gollus.

dc. de febr. 14, 09:33:00 p. m. CET  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home