dimecres, de gener 24, 2007

ROBBIE WILLIAMS - RUDEBOX

Una vez más, Robbie Williams crea controversia y polémica. El artista en solitario que más ha vendido en Gran Bretaña en toda su historia musical entregó el pasado 23 de octubre su séptimo álbum de estudio, "Rudebox", el décimo en nueve años (si contamos los discos en directo y el Greatest Hits). De esta manera, el prolífico y polifacético Robbie cierra su contrato con EMI, que lo ataba a un ritmo bastante frenético, y ahora declara que piensa dedicarse a la música independiente al margen de la industria musical. "Rudebox" es un trabajo muy personal y descarado: de vuelta de todo y colmado de éxito, Robbie se planteó hacer un poco lo que le daba la gana. Así que llamó a unos cuantos amigotes, reclutó a algunos de sus ídolos, rescató algunas de sus canciones preferidas para actualizarlas, escribió nuevas canciones entre lo autobiográfico y lo mitómano y el resultado ha sido un álbum algo canalla y completamente desenfadado, entre el pop, el electro, el dance y el hip-hop, entre la autocomplacencia y lo experimental. Y las reacciones no se han hecho esperar: de críticas demoledoras a adhesiones incondicionales, el atrevimiento de Robbie parece haberle costado cierto descenso en sus habituales ventas. Pero qué más da, bien por él. Tengo que confesar que nunca había escuchado un disco entero de Robbie, aunque muchos de sus singles me encantan ("Something Beautiful", "Come Undone", "One of God's better people"), y esta primera inmersión en Robbie y su "Rudebox" ha sido muy positiva; rompo una lanza a su favor.
"Rudebox" es un disco coral con un resultado compacto y coherente: 16 temas, entre los cuales 5 versiones, y el respaldo en la producción de colaboradores excepcionales: sus colegas Soul Mekanik, el dj neoyorquino Mark Ronson, sus admirados Pet Shop Boys, el productor del "Ray of Light" de Madonna William Orbit, el icono del house Joey Negro... Y también colabora en los coros la británica (algo cansina) Lilly Allen. El primer single,
"Rudebox", es una canción rara: tras la primera escucha piensas que se han juntado un grupo de amigotes para hacer una mamarrachada y te están tomando el pelo, pero luego va enganchando con esos rapeados "Ok then.." y los sucios "Why you so nasty"; es un tema pegadizo de hip hop retro. Pet Shop Boys aportan dos de los mejores temas: "She's Madonna (tercer single) y "We're The Pet Shop Boys" (Robbie siempre ha tenido un punto algo gay). Y William Orbit está a los mandos en "Louise" (de The Human League) y en "Summertime" (un tema aparcado de la primera época de Robbie). Por su parte, Mark Ronson aporta una visión electro-soul en la sentida versión de Lewis Taylor y segundo single, "Lovelight". Además, Robbie también versiona a Manu Chao (genial la electro "King of the Bongo"), Stephen Duffy y My Robot Friend, y homenajea a Bowie en la camaleónica "The Actor". En resumen, un disco bastante electro-pop con toques de funky, hip-hop y soul. Un disco para bailar (fantástica "Kiss me"), pero que resplandece especialmente en sus momentos más intimistas ("Louise", "Burslem Normals", "Summertime", "Lovelight"). Realmente, Robbie es una de esas estrellas de las que quedan pocas.

Etiquetes de comentaris:

2 Comments:

Blogger David said...

No conec la basta obra mestre d'en Robbie Williams i només m'agraden un parell de cançons seves. Però us puc assegurar sense por d'equivocar-me que conec a un tiu de Badalona, que és clavat a ell.

He dit.

dc. de gen. 24, 03:12:00 p. m. CET  
Blogger Grifit said...

Un regalo pa' los Robbie-fanes:

http://grifit.spaces.live.com/

dc. de març 28, 11:17:00 p. m. CEST  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home