dissabte, de febrer 10, 2007

PLACEBO vs. PET SHOP BOYS

Es un fenómeno como mínimo curioso, sino sorprendente, que grupos con una trayectoria amplia y respetada, pesos pesados de la industria musical (en este caso, británica), de repente se descolgasen el pasado 2006 con la publicación del mejor disco de su carrera. Ocurre a menudo que muchos artistas viven toda su vida de un boom inicial o un éxito ya pretérito, y aunque se empeñan en seguir en el candelero se muestran algo perdidos y se repiten hasta la saciedad (Oasis), divagan por terrenos alternativos (Damon Albarn) o simplemente andan escasos de creatividad (George Michael). También los hay, sin interés alguno, que viven el resto de su carrera de glorias pasadas (aquí en España hay unos cuantos especialistas en ello). Pero volviendo al tema, hoy queremos en este post conjunto presentar los últimos y mejores discos de dos bandas legendarias, Placebo y Pet Shop Boys.
Pet Shop Boys, Fundamental (Mayo 2006). Como siempre, títulos sintéticos y conceptuales. Tennant y Lowe pasan por su mejor momento, se les ve pletóricos (dentro de su compostura de señoronas británicas). Corren desde los primeros ochenta, tienen canciones que son auténticos himnos mundiales, son reclamados por multitud de artistas para labores de producción o remezclas y hasta componen bandas sonoras. Sin embargo, nunca habían hecho un álbum tan redondo. Y es que hasta ahora eran más una banda de singles magistrales que de álbumes completos (al menos yo, desde mi humilde ignorancia, pues no hace ni un año que me he metido en su universo, los percibía así), pero en Fundamental cada canción es fantástica y un single potencial. Pop electrónico majestuoso, eufórico, barroco, de melodías increíbles y orquestraciones producidas de nuevo por Trevor Horn (sí, el artífice de "Dear Catastrophe Waitress" de Belle & Sebastian). Una combinación de hits dance y baladas envolventes en perfecta armonía. Con este álbum se han ganado críticas geniales y, sobretodo, han recuperado un prestigio innegable que algunos habían olvidado. No han tenido una repercusión popular y masiva como antaño, pero han llenado en todos los (muchos) conciertos que han hecho en España este año. Y eso es mucho, créanme (que Missy Elliott no llegó a llenar el Razz). De Fundamental (con una sencilla y preciosa portada negra) han publicado como singles "I'm with stupid" (donde ironizan la relación entre Blair y Bush con cierta ambgüedad gay), "Minimal" y "Numb". Mis preferidas son "The Sodom & Gomorrah Show" (apotéosica: "Sun, sex, sin, divine intervention, death and destruction. The Sodom and Gomorrah Show is a once-in-a-lifetime production") y "Integral" (¿por qué no es single este tema?). Por cierto, ¿nadie más ha notado que el piano de "Luna Park" está inspirado (por no decir sampleado) de la canción "Barcelona" de Freddie Mercury y la Caballé?
Placebo, Meds (Marzo 2006). Efectivamente, el quinto álbum de estudio de Placebo es el mejor de su carrera, y es que su estilo y sonido progresan gradualmente con cada trabajo hasta convertirlos (bajo mi modesto punto de vista) en la banda más interesante y contemporánea del momento. Parte del mérito hay que concedérselo al productor francés Dimitri Tikovoi, que transforma el sonido más experimental de trabajos anteriores en un disco de melodías mucho más directas. Brian Molko se encarga de nuevo de llevar el tema nasal y andrógino a sus cotas más elevadas, el bajo de Stefan Oldsdal suena celestial por momentos y el resultado no es otro que un disco lleno de fuerza y con gran empaque.
“Because I want you” (primer single) es el tema ideal para la puesta en directo; el grupo de canciones llenas de ira y rabia social lo componen el tono amenazante de “Infra-red” (segundo single), la sexy “One of a kind” (personalmente la canción que me enganchó de lleno con el álbum), la eficaz “Drag” y el mejor tema del disco, “Meds”, una melodía obsesiva de gran carga emocional sobre la dependencia a los medicamentos (y que contiene sin duda, el momento más álgido del álbum con los angustiosos coros a cargo de Alison Mosshart, “and the sex, and the drugs, and the complications…”).
Como perfecto contrapunto, los temas más cadenciosos nos narran historias que suponen el desencanto de la experiencia adulta: la balada épica “Space monkey”, la triste “Pierrot the clown”, “Broken promise” (dueto con Michael Stipe, historia dramática de adulterio que desemboca en verdadera tormenta emocional), “In the cold light of morning” (el tema favorito de un sabio de todo esto), la cruda dureza de “Follow the cops back home” y “Song to say goodbye”, perfecto cierre del disco. La edición especial contiene dos temas nuevos y una (vampírica) versión del “Running up that hill” de Kate Bush, y que supone un ingrediente más que hace de este trabajo de Placebo el más interesante hasta el momento. Como se suele decir, no hay quinto malo.
Finalmente, y a título personal, espero que este álbum acompañe la pronta convalecencia de mi querido Jarvis, y que ya renovado (y con dos "pesos" menos) compartamos las irresistibles melodías de este disco. No en vano, a partir de la próxima semana, este blog se queda oficialmente sin amígdalas… Jarvis & Spooky.

Etiquetes de comentaris:

1 Comments:

Blogger JARVIS said...

Sí, yo tb creo que un post-operatorio es un buen momento para descubrir Placebo.

ds. de febr. 10, 09:21:00 p. m. CET  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home