diumenge, de març 18, 2007

HANNIBAL: EL ORIGEN DEL MAL... ROLLO

Para todos los fans del peculiar Hannibal Lecter (entre los cuales me incluyo) era una cita de inevitable cumplimiento acudir al estreno de la precuela "Hannibal: el origen del mal", con el que supongo se pondrá punto y final a la dilatada biografía cinematográfica de este exquisito gourmand. La experiencia no fue horrible del todo teniendo en cuenta que las expectativas eran casi inexistentes, desde el momento en que el propio Thomas Harris debió ser forzado sí o sí a escribir una nueva novela sobre la infancia y adolescencia de Hannibal para posteriormente él mismo adaptar la historia a la pantalla grande.
La película de marras arranca con la Segunda Guerra Mundial para variar, donde el niño Hannibal vive con su hermana Misha y sus padres en el impresionante castillo Lecter en Lituania. Al tratar de huir de la amenaza nazi y refugiarse en una casa de campo apartada de las carreteras, un tanque ruso propicia el ataque aéreo de los alemanes en el que pierden la vida los papás de los pequeños. A partir de ahí, un auténtico calvario. Hannibal y su hermanita son capturados como rehenes por unos malos muy malos, mercenarios que pretenden convertirse en guardias de las S.S. y que los tienen encerrados en la casa durante semanas, víctimas de las inclemencias del tiempo y del hambre. ¿He dicho hambre? Este argumento sirve para justificar que se empiecen a jalar todo lo que por allí se menea, hasta acabar haciendo una sopa Maggi con la pobre Misha (podrían haberse cargado al de mayor tamaño, digo yo, que les duraría más tiempo...). Esta horrible experiencia deja mudo (literal) al pobre Hannibal, que después de ser rescatado por los rusos, pasa unos añitos en el que había sido su castillo familiar, reconvertido ahora en un orfanato del Telón de Acero. Hannibal, que se lleva fatal con todo el mundo y tiene menos sentido del humor que Juan Adriansens, planea su huída y gracias a unas cartas que encuentra en el escritorio, huye a Francia para reunirse con la viuda de su tío, una japonesa llamada Lady Murasaki que es descendiente de la hoy en día célebre Shikibu, autora del Genji Monogatari. A partir de aquí, la trama está clara: aprovecha las enseñanzas de su tía política (entre ellas, aprende a hablar) para volcar toda su ira en vengar a su hermanita.
No voy a mentar todas las licencias de guión porque no acabaría ni en dos meses, simplemente quiero señalar que Gong Li, muy mona ella, lleva unos modelitos que son de la colección de Chanel del año pasado como mucho, cuando se supone que la acción transcurre en los años 60. Mal para el/la de vestuario, vaya. Pero es lo de menos. Lo malo de la película, dentro de lo infumable del guión, es que se echa de menos alguna escena impagable que en todas las películas sobre Hannibal habíamos disfrutado como enanos, del tipo Buffalo Bill bailando desnudo ante el espejo al son de "Goodbye Horses" de Q Lazzarus, el "Hada de los Dientes" (Ralph Fiennes) tragándose a palo seco un grabado de William Blake en la Tate Gallery o al malvado Verger (Gary Oldman) siendo lanzado a los voraces cerdos silvestres con silla de ruedas incluída.
Lo más destacable de la película es verdaderamente el mal rollo que genera el actor francés Gaspard Ulliel. Tiene la típica expresión de aquel chico, que si te enteraras de que sale con alguna amiga tuya, estarías preocupado por ella, sabiendo que tarde o temprano le va a hacer una putada. En cuanto al personaje, más que escandalizarnos su sangre fría y la meticulosidad de sus métodos para zamparse al personal, lo que resulta digno de elogio es que un humano que ha pasado las penurias del joven Hannibal saque las ganas y el tiempo libre para doctorarse en tantos campos como la ciencia, la medicina, el arte, la música y la literatura. Si no fuera porque de pascuas a ramos le da por cargarse a alguien, estaríamos ante un claro ejemplo de reinserción social satisfactoria... Spooky.

Etiquetes de comentaris:

2 Comments:

Blogger Jules said...

Muy interesante. Yo, como fan incondicional de Hanníbal esperaré pacientemente a que esté ripeada en eMule para deleitar-me con la azañas del joven antropófago.

dg. de març 18, 08:59:00 p. m. CET  
Anonymous David said...

La fui a ver con Lluis y la verdad es que me sorprendió. Me la esperaba mucho peor. Y a mi este rollo del frente del este, los soviets y demás siempre me ha resultado bonito de ver.

Tienes razón en lo mona que esta Gong Li, que sale en Memorias de una geisha y en que el prota, con su cara, sería un sospechoso novio de una amiga o hermana.
Yo no le dejaría dinero...

dl. de març 19, 04:47:00 p. m. CET  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home